Botón subir a la cabecera
Icon responsive
07
Jun
Ubrique: la cuna de la piel de las casas de lujo

Ubrique: la cuna de la piel de las casas de lujo

Tendencias

Andalucía alberga un pequeño pueblo del que rara vez se escucha hablar en el mundo de la moda: Ubrique. Ubicado en el medio de las montañas, a pocos kilómetros de Cádiz, esconde la producción de productos de cuero de las mayores marcas de lujo, pero también de creadores independientes. Y aunque la aldea respeta la privacidad de sus clientes tanto como sea posible, todos saben, a medias, que Chanel, Dior, Givenchy, Cartier, Loewe, Comme Des Garçons y Carolina Herrera fabrican parte de sus bolsos, cinturones, artículos de cuero y otros accesorios de cuero.



Actualmente, Ubrique da trabajo a 6000 empleados, de los 17.000 habitantes censados. El 25 por ciento de las empresas de marroquinería española están instaladas allí y es considerado como uno de los puntos neurálgicos de la artesanía del cuero a nivel internacional. Es también la competencia directa de Italia, el líder del sector.



Su fama mundial también podría acentuarse pronto si la Unión Europea decide otorgarle la Denominación de Origen Protegida (DOP), al igual que el Tweed británico o el cristal de Murano ... Para Juan Enrique Gutiérrez, Secretario General de Empiel, la Asociación de Empresas de Moda y Accesorios de Cuero, "el consumidor pide más y más información sobre el producto para deshacerse de productos poco éticos. Con esta marca de calidad europea, el consumidor sabrá que apoya condiciones de trabajo más justas que las de otros países y también adquirirá un producto artesanal de la historia y la cultura europeas", explicó a la revista española SMODA, aunque la mayoría de los bolsos de las casas de moda siguen siendo Made in France y Made in Italy.



Una tradición que remonta a la tradición romana


Su experiencia con las pieles exóticas como el cocodrilo, el avestruz, el pitón e incluso las rayas, el salmón o los tiburones hacen que la reputación de Ubrique sea artesanal. "El coste de la mano de obra para un bolso hecho aquí es del 40 por ciento del precio final del artículo, pero las casas de lujo entienden que pagan por las habilidades y una tradición que se remonta a tiempos de los romanos ", dice Juan Enrique Gutiérrez. Por otro lado, a diferencia de los italianos que "saben cómo vender", los habitantes de Ubrique trabajan con entera discreción y muestran su renuencia a jactarse de clientes importantes, lo que no les ayuda a promocionar sus conocimientos.



O calidad o nada


Para Juan Manuel Román, especialista en grabado de cuero en Ubrique, el sector está en auge para aquellos que buscan calidad antes que cualquier otra cosa. Él explica a FashionUnited el aumento de la demanda de muchos prototipos de productos, lo que sugiere pedidos prometedores. Él defiende su herencia contra toda competencia, "Somos únicos en esta etapa, principalmente en el acabado y la fabricación. Somos miles de artesanos con una tradición perpetuada de padre a hijo y estos últimos tienen una formación académica muy superior a la de sus padres, con la innovación de procesos, en particular, de más de doscientos años. Nuestro futuro depende de estas empresas, si son capaces de apostar por la calidad, más que por la cantidad, y sin ser capaz de renunciar a una parte del valor añadido para el beneficio de esta calidad indiscutible. Las principales marcas han traído nuevas técnicas y nuevos materiales, y aportamos nuestro conocimiento del negocio.?



Ranchel, uno de los mayores fabricantes de Ubrique, emplea a unas 40 personas y exporta más del 70 por ciento de su producción a nivel internacional. Sus clientes incluyen marcas de lujo como Loewe desde hace muchos años, o la francesa Inés de la Fressange. "2018 comenzó con una gran cantidad de pedidos de todas partes", explica una empleada de Ranchel. "Algunas compañías vuelven a producir en casa después de unos años de ausencia y otras nos piden presupuestos".

Las marcas extranjeras relocalizan su producción en España
El secretario general de Asefma (Asociación Española de Fabricantes de Productos de Cuero) y director de Moda España, Fernando Gutiérrez, da cuenta del buen comportamiento de las exportaciones el año pasado en un 3,76 por ciento, en comparación con 2016, y de una facturación de 954,4 millones de euros, a pesar de la disminución del consumo interno que se sintió durante varios años. "Estos crecimientos anuales corresponden al alto nivel de nuestros productos tanto en calidad como en diseño, que son muy apreciados en el mercado internacional. Estamos asistiendo a una reubicación de la fabricación en España de marcas extranjeras de primer orden que, en los últimos años, habían transferido su producción a otros países ", dijo a FashionUnited.



Respecto a la baja en el consumo de artículos de piel, para Fernando Gutiérrez es la consecuencia de la crisis económica y el daño que causó al poder adquisitivo de los consumidores, a los que algunos fabricantes han respondido ofreciendo productos diseñados en otros materiales menos costosos como el cuero sintético (polipiel) o el cuero reestructurado. "De esta forma, las marcas comercializan productos cuyo precio de venta es mucho menor, pero aceptado, dada la situación económica, para una parte significativa del mercado. La fabricación de productos baratos prácticamente ha desaparecido en todos los países europeos en beneficio de los fabricantes asiáticos y algunos países del Magreb.?



Ha llegado el momento de reubicar la producción de productos premium, por una parte, debido a la búsqueda de productos más exclusivos y de mejor calidad por parte de los consumidores, pero también a una mayor valoración de la artesanía.